DEL ORIGEN

live performance
Selección «Muestra sin demostrar» DT Espacio Escénico / Nov. 2021
Selección «Muestra a Butoh Pelao» Sala Exlímite Madrid / Dic. 2021
Selección «PROYECTOR’22» Festival Internacional de Videoarte y Performance. Sala Nada Nada Nunca No. Madrid, Sep. 2022
Selección «Festival Internacional de Butoh de Amsterdam» Holanda, Oct. 2022

Al fondo de la escena, una figura lúgubre, fantasmal, envuelta en un manto negro proyecta imágenes desde su ojo frío y seco. A sus pies yace una pantalla-sudario-sábana. Delante, muy cerca de las gradas, una silueta alza sus brazos en un gesto que pareciera mitad una plegaria mitad el de un arquero. Esta figura va vestida con mono de aviador y en su rostro, en el pelo y en las manos centellean brillos dorados. ¿Es un heraldo o un Hermes soportando en su cuerpo el dolor ajeno? La misma ambiguedad recorre su cuerpo que tiene algo de femenino y de masculino, algo de niño y de viejo. Su cuerpo, más que danzar, tiembla en el quiebre de lo invisible sumergido en una burbuja de luz dentro de la más absoluta oscuridad. La oscuridad como matriz, como cámara oscura, como ataud, como cáscara, como agujero negro. Los movimientos son inapacibles, lentos como la eternidad. Nacen en lo desconocido y lo golpean como si se tratara de vectores de electricidad. La figura se asemeja a un recipiente a punto de quebrarse. De hecho ya se está quebrando en diminutas, imperceptibles grietas. Las cremalleras de su vestuario advierten de una eclosión sísmica en sus entrañas. Quiebra, desgarro, electrocución, torsión. Su gesto es múltiple, su dolor es infinito, su voluntad es profunda. Envolviendo al cuerpo las sombras y el adagio de un piano entre el ruido de bombas, gritos y detonaciones. Después de haber atravesado la guerra, la figura se detiene y levanta la vista hacia las gradas. ¿Cómo describir lo que no está ni dentro ni fuera? Mientras sostiene la mirada y contiene la misma electrizante energía, avanza de espaldas. Sus pies descalzos parecieran gravitar. Camina despacio hasta alcanzar las sombras proyectadas sobre el blanco sudario. Un cuerpo en contacto con la luz y la sombra, un cuerpo trasformado.
La figura danzante es un Dasein, un ser que encarna el Agelus Novus, la alegoría que emplea Walter Benjamine para desarrollar su concepto de Historia. El sonido, es la pista de audio de la película de Jean Luc Godard. La película y la pieza comparten diecidéis minutos de duración. Las imágenes del film son las imágenes que en escena se proyectan sobre el sudario, pero son indescifrables, un mero indicio sin peso significante. Porque las imágenes de la película son aquellas que esculpiran en el espacio imaginario de la escena la danza butoh que se dance.